Alcaldía de Floridablanca Santander

viernes, 3 de julio de 2009

En Bautzen, capital del territorio Sorbo, se reunieron siete culturas en torno a la danza

Danzas UIS recorrió Lausitz, una región que lucha por conservar su identidad

Las secuelas de la segunda guerra mundial y el muro de Berlín aún están presentes en las formas de vida, arquitectura y cultura de los Sorbos, habitantes de esta zona del país germano que intenta preservar sus costumbres e idiosincrasia a través del lenguaje propio, los medios de comunicación y las expresiones artísticas como la danza, que se manifiesta con todo su esplendor en el Festival Internacional del Folclor.

El edificio de la ópera, ubicado en centro histórico Dresden, fue uno de los sitios visitados por los integrantes del grupo de Danzas de la UIS luego de su participación en la VIII versión del Festival Internacional del Folclor de Lausitz.



Por Luis Alfonso Cárdenas

Luego de compartir con agrupaciones de Austria, República Checa, Hungría, Bielorrusia, Georgia, Eslovenia y 11 delegaciones de la comunidad Sorba, el grupo de Música y Danzas UIS finaliza su primera participación en la VIII versión del Festival Internacional del Folclor de Lausitz con un recorrido por la histórica ciudad de Dresden, donde arquitectura medieval y edificaciones reconstruidas luego de los bombardeos e incendios ocasionados por la guerra, se funden con la tecnología y modernidad para dar cuenta de su grado de desarrollo y progreso luego de la tragedia.

El desfile inaugural por las calles de Bautzen, capital de la región de Lausitz, recorrió las calles más importantes de esta ciudad que concentra la cultura Sorba, donde el principal objetivo es mantener y preservar las costumbres y tradiciones de esta comunidad.


Techos, monumentos, iglesias y algunas calles de la ciudad se encuentran recubiertos de negro debido a los cinco días de intensas llamas que sufrió como consecuencia de dos ataques militares. También se puede apreciar que algunas paredes se levantaron con diferentes materiales generando una especie de rompecabezas, en el cual se mezclan lo rústico y elaborado, piedra y concreto que se manifiesta a través de sus fachadas y logra transportar al transeúnte por la historia y hacerlo partícipe de la evolución de una cultura que genera parte de sus ingresos gracias al turismo.

Con el recorrido por Dresden, enmarcado en las actividades propuestas por el Festival de Lausitz, la delegación colombiana culminó el encuentro, la convivencia e intercambio con la comunidad de los Sorbos, un pueblo que, aunque influenciado constantemente por la cultura alemana se resiste y niega a desaparecer.
Unos 40 o 50 mil Sorbos viven en esta región del este alemán donde el socialismo aún rige la economía del sector incluso después de la caída del muro de Berlín, aunque en menor proporción. Llegaron desde los Urales hace poco más de 6 siglos y han sobrevivido al exterminio de la guerra y soportado el desplazamiento y marginación que se dio con la división del país en las dos Alemanias.

En Espreewald, una de las poblaciones de la Lausitz baja y cuya economía gira en torno al turismo que generan los paseos por los canales del río Spree, Danzas UIS cumplió su tercer día de trabajo por el primero de dos festivales alemanes.


Estas personas con características alemanas, altos, blancos, de ojos azules y rubios hablan dos idiomas oficiales, sorbo y alemán; en la radio y televisión ciertas horas de programación se dedican a la divulgación de su cultura, idioma y costumbres; además, existen escuelas y una Casa de los Sorbos en la cual se centralizan muchas de sus actividades como resultado de la organización comunitaria que ha logrado. Allí se promueve la literatura sorba, la música, danza entre otras actividades que hacen parte del proyecto por preservar lo poco que queda de sus raíces.

Ante esta cultura y turistas provenientes de diferentes partes del mundo la agrupación santandereana, primera en representar a Colombia en este Festival perteneciente a la red CIOFF Europa, dio a conocer lo más representativo del folclor del país interpretando pasillos, bambucos y bailes afrocolombianos, logrando la aceptación del público y la satisfacción de la organización al reflejar el profesionalismo, la calidad en la expresión artística y su desempeño como dignos representantes del tricolor colombiano en el mundo.


Marko Kowar, director del festival, manifestó los agradecimientos al grupo por su excelente trabajo durante el evento, a la vez que exaltó el carácter y la interpretación de los bailes que conectan al público con lo que sucede en el escenario. “Es una agrupación de muy buena calidad, exótica y que logra contar una historia a partir de la relación entre el hombre y la mujer. Eso es algo diferente a lo que estamos acostumbrados a ver acá, eso me gustó mucho y creo que al público también”, puntualizó Kowar con gesto de complacencia por el impacto que generó el Grupo de Música y Danzas UIS en los asistentes a las funciones, incluso en las delegaciones participantes.


Colombia hizo presencia durante 4 días en este festival Alemán donde la intensidad del trabajo, la concentración y el esfuerzo por ofrecer a los asistentes un buen espectáculo folclórico se retribuyó con aplausos, sonrisas y muchos “danke”, gracias en el idioma germano o “dzakuju” en el Sorbo.


Dos desfiles por las calles de Bautzen y Crostwitz; 10 actuaciones en tarimas simultáneas donde cada grupo se rotaba para ofrecer a los aproximadamente 2800 espectadores parte de su repertorio y el intercambio cultural al compartir escenario con las agrupaciones participantes, dan cuenta de lo exigentes que son este tipo de festivales en el viejo continente. “Ha sido una experiencia novedosa y muy interesante para los muchachos y para mí, porque encontrarse con que hay tres escenarios en un pueblo en los cuales actúan de forma paralela las agrupaciones y por los cuales hay que moverse, acomodarse y prepararse para otro público, es un trabajo que requiere de disciplina”, manifestó Christian Quijano Martínez, director del grupo de Música y Danzas UIS, quien además expresó su satisfacción por la labor que los jóvenes han desarrollado hasta ahora y que cumple con los parámetros de exigencia y calidad logrados previo al recorrido por territorio Europeo.


El Festival Internacional del Folclor de Lausitz es una propuesta que busca promocionar y preservar las expresiones culturales de los Sorbos, y el Grupo de Música y Danzas UIS hizo su aporte a esta empresa con la interpretación de su folclor, la cual genera un intercambio cultural donde se explora la diferencia entre unos pueblos y otros, se refuerza la identidad y se propicia el espacio para que la cultura Sorba se proyecte al mundo.


Luego de conocer algunas de las costumbres de esta región alemana y de expresar la cultura colombiana a través de la danza, el grupo de Música y Danzas UIS continúa su viaje hacia la población de Kröv, una zona vinícola ubicada a lo largo del río Mosel y en la cual el fruto de la vid se convierte en el pretexto perfecto para celebrar la 56 versión del Festival Internacional Trachtentreffen der Mosel in Kröv. Allí los santandereanos vivirán durante una semana y, al igual que la excelente actuación lograda en Lausitz tierra de Sorbos, pretende divulgar lo mejor de la cultura colombiana a través de la danza como expresión artística que convoca, reúne e identifica.
Titulares >

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...